Alternativas a fungicidas para el control de plagas en plátanos

Los plátanos se originaron en el sudeste asiático y son uno de los cultivos más cultivados en más de 130 países de las regiones tropicales y subtropicales del mundo.


Conforme los datos de la FAO del 2014, la producción mundial anual de plátanos es de alrededor de 103 millones de toneladas métricas de un área de 5,14 millones de hectáreas.


Las principales amenazas para la producción de plátanos son los patógenos fúngicos, bacterianos y virales, varias plagas de insectos y un complejo de nematodos parásitos vegetales, que se muestran en la siguiente tabla:

Entre las enfermedades fúngicas, la enfermedad de la raya de las hojas negras (BLSD) o la Sigatoka negra causada por Mycosphaerella fijiensis es la más importante del mundo. La mancha de la hoja de Sigatoka o Sigatoka amarilla causada por M. musicola es una enfermedad relacionada que causa daños similares. La marchitez de Fusarium causada por el hongo Fusarium oxysporum f.sp. cubense es ampliamente considerada como la enfermedad vegetal más destructiva de la historia registrada. Al ser transmitido por el suelo, también se describe como una enfermedad que se niega a desaparecer.


Los virus también constituyen importantes limitaciones de producción, además de ser un impedimento para el aumento y el movimiento del germoplasma. Son cuatro virus principales encontrados en el plátano incluyen el virus de la parte superior del racimo de plátano (BBTV), el virus del mosaico de la brácteas de plátano (BBMV), el virus del mosaico del pepino (CMV) y el virus de la raya del plátano (BSV).



Dado que los aerosoles fungicidas o las prácticas culturales no pueden contener la enfermedad, se sugiere la opción a largo plazo de desarrollar variedades resistentes, sin embargo a mediano plazo se estan buscando otras alternativas.


En un artículo cientifico publicado en la revista Agronomía Colombiana en el año 2015, hicieron pruebas de fitoxicidad y efectividad del dióxido de cloro en las plántulas de plátano.


Los resultados reportados fueron los siguientes:


No se encontraron síntomas de fitotoxicidad cuando las plántulas fueron tratadas con las tres dosis de dióxido de cloro 10, 30 y 50 mg/l (ppm).

De hecho, las plántulas tratadas con dióxido de cloro habían mejorado el crecimiento en comparación con el control, mostrando los valores más altos desde la dosis 30 mg/l (ppm)


- Los resultados obtenidos en la prueba de inhibición in vitro en los medios líquidos mostraron que los tratamientos que usaron 50 y 70 mg/l (ppm) de dióxido de cloro tuvieron un efecto fungicida inmediato, porque no se observó un aumento en la densidad óptica para estas dosis, en comparación con el control no tratado, lo que puede indicar que no se produjo crecimiento bacteriano.


- Las pruebas de dióxido de cloro en las plántulas de plátano infectadas con R. solanacearumdieron como resultado que cuando se inyecta 50 mg/l en el pseudotallo de las plantas bananeras, este compuesto logra una reducción en el desarrollo de la enfermedad y mejora el crecimiento de una planta al aumentar su biomasa.


Por lo tanto, el dióxido de cloro a 50 ppm puede considerarse una alternativa para el manejo integral de este cultivo.




Fuentes:


- Menon R. (2016) Banana Breeding. In: Mohandas S., Ravishankar K. (eds) Banana: Genomics and Transgenic Approaches for Genetic Improvement. Springer, Singapore.

- Ramírez G., Joaquín Guillermo, Muñoz A., Melissa, Patiño H., Luis Fernando, & Morales O., Juan Gonzalo. (2015). Banana Moko disease management with resistance inducers and chlorine dioxide. Agronomía Colombiana, 33(2), 194-202.










4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo